CUMANÁ - ESTADO SUCRE - VENEZUELA

logo pibc

Primera iglesia bautista de cumaná

Estudios de la Escuela Bíblica Ministerial

 

“MINISTERIO PÚBLICO DE JESÚS”

 

TEXTO BÍBLICO LEMA: “9:35 Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 9:36 Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. 9:37 Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. 9:38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.” (Mateo 9:35-38)

 

CLASE 1.- EL BAUTISMO.

Texto Básico: Mateo 3:13-17

Verdad central: Juan, hijo de Zacarías, recibió la misión de llamar a Israel al arrepentimiento porque el Mesías iba a presentarse. Jesús apareció entre la multitud y pidió al profeta que lo bautizara. El profeta comprendió que Jesús no tenía necesidad de arrepentimiento (Mt. 3:14). Jesús estaba consciente de que él era el Mesías (Mt. 3:15). El bautismo de Jesús significa que se entregaba a la obra anunciada por Juan. Al salir del agua descendió el Espíritu de Dios sobre Jesús y el Padre expresó complacencia (Mt. 3:17). El Poder del Espíritu fue otorgado en plenitud a la naturaleza humana de Jesús para ejercer su ministerio público.

Contexto: Mt. 3:13-17, Mr. 1:2-11, Lc. 3:2-22, Jn. 1:33-34, Mt. 21:25

Meta de enseñanza-aprendizaje: Desafiar al creyente a vivir una vida en sumisión a la autoridad de Dios así como Cristo se sujetó a la predicación de Juan. El creyente es empoderado por Dios con toda autoridad espiritual al recibir el Espíritu Santo, en tal sentido, debemos vivir ejerciendo esa autoridad y poder en la obra ministerial que le ha sido encomendada a cada creyente.

 

CLASE 2.- LA TENTACIÓN DE JESÚS.

Texto Básico: Mt. 4:1-11

Verdad Central: Jesús no debía abordar su ministerio antes de estar suficientemente preparado. Sabiendo cuál era su llamamiento, siguió de inmediato la inspiración del Espíritu, que lo llevó al desierto. Satanás intentó desviarlo de Su misión tratando de hacerle actuar mediante el egoísmo y por ambición. El poder de la tentación residía en la sutileza con que el mundo fue presentado a Jesús como más seductor que una vida austera y de obediencia a Dios.

Contexto: Mt. 4:1-11, Lc. 4:1-13, 1Jn. 2:17, 1Cor. 10:13, Mt. 26:41, Mt. 6:13, Lc. 22:40, Lc. 22:46, 1Tim. 6:9, He. 3:8, Stg. 1:12, 2P. 2:9.

Meta de enseñanza-aprendizaje: Sensibilizar al Discípulo de Cristo de que al pretender ejercer su vida ministerial será tentado por sus enemigos espirituales. Así como Jesús, El Creyente debe procurar una robusta preparación espiritual para poder vencer las tentaciones que vendrán con el propósito de desviar nuestra atención del llamamiento ministerial que Cristo nos ha hecho. Enfatizar que el Señor nos da la victoria ante toda tentación siempre y cuando procuremos una estrecha comunión con Dios.

CLASE 3.- LLAMAMIENTO DE LOS DISCÍPULOS.

Texto Básico: Mt. 10:1-20

Verdad Central: La palabra “discípulo” significa “aprendiz” y es aplicada a todos los seguidores de Jesús. Todos los apóstoles fueron discípulos, pero no todos los discípulos fueron apóstoles. La palabra “apóstol” significa “uno enviado a una misión”. Jesús sabía que debía tener obreros entrenados para ejercer su ministerio y obra. Estos apóstoles debían ser colaboradores con El al fundar Su iglesia y al evangelizar al mundo. Así como había doce hijos de Jacob, quienes llegaron a ser los fundadores de la nación de Israel, así también los doce apóstoles llegarían a ser los fundadores de la Iglesia.

Contexto: Mt. 4:18-22, Mt. 10:2-4, Mr. 3:13-21, Lc. 6:12-16, Jn. 1:35-51. Mt. 28:19-20, Mt. 10:16, Hec. 26:16-18.

Meta de enseñanza-aprendizaje: Concienciar al discípulo de Cristo del llamamiento (que hace Dios) a una vida de servicio ministerial. Somos portadores del mensaje de salvación y por ende, debemos obedecer al desafío que nos hace Jesús para ser sus representantes en este mundo. Esto amerita una actitud de decisión, entrega y abnegación (sacrificio) para ampliar su reino aquí en la tierra.

 

CLASE 4.- COMIENZO DEL MINISTERIO EN JUDEA.

Texto Básico: Jn. 3:22 – 4:3

Verdad central: Jesús subió a Jerusalén. Echó a los mercaderes que profanaban el Templo y tuvo el encuentro con Nicodemo. Esta reprensión en el templo y encuentro con Nicodemo equivalía a un llamamiento público a lo que sería su predicación en Judea durante 9 meses aproximadamente: el arrepentimiento y el nuevo nacimiento. Jesús buscaba un despertamiento espiritual de la nación de Israel a través de un mensaje claro, conciso y sencillo de entender.

Contexto: Jn. 3:1-21, Mt. 21:12, Mr. 11:15-17, Mt. 9:13, Lc. 3:8, Hc. 26:20,

Meta de enseñanza-aprendizaje: Clarificar en el Discípulo de Cristo que el contenido del mensaje del evangelio es muy simple, “el arrepentimiento y el nuevo nacimiento”. En tal sentido, debemos enseñar a los creyentes a entregar un mensaje evangelístico lo más sencillo posible para facilitar su comprensión y propiciar una respuesta favorable de parte del incorverso.

 

CLASE 5.- EL GRAN MINISTERIO EN GALILEA

Textos Básicos: Mt. 4:24-25

Verdad Central: Duró alrededor de un año y nueve meses. Centró su actividad en Capernaúm, ciudad comercial muy activa. Su propósito era anunciar el Reino de Dios y su naturaleza espiritual y revelar su verdadera autoridad mediante poderosas obras. Sus extraordinarios milagros crearon gran entusiasmo en el pueblo aunque se crearon falsas concepciones acerca de su reino. Solo un pequeño grupo lo siguió fielmente. Debido a lo extenso del periodo en Galilea, aquí se proporciona una sinopsis de este ministerio.

1. El rechazo en Nazaret (Lc. 4:14-30), 2. Capernaúm es escogida (Mt. 4:12-16), 3. Pesca milagrosa y segundo llamado de discípulos (Mt. 4:18-22 y Lc. 5:1-11), 4. Un día de reposo memorable en Capernaúm (Mr. 1:21-34), 5. Una gran gira por Galilea (Mr. 1:35-45), 6. La sanidad de un paralítico y comienzo de oposición a Jesús (Mr. 2:1-12), 7. El llamamiento y fiesta de Mateo (Mt. 9:9-13 y Lc. 5:27-32), 8. La hija de Jairo es resucitada y sanidad de mujer con flujo de sangre (Mr. 5:22-43), 9. Más crítica por el día de reposo (Mt. 12:1-14), 10. Los Doce y el Sermón del Monte (Mt. 5-7), 11. Enseñanzas por Parábolas (Mt. 8, Mr. 4: 1-34), 12. Jesús calma la tempestad y endemoniado Gadareno (Mt. 8:18-34), 13. La primera misión de los doce (Mt. 9:35-11:1), 14. La alimentación de los cinco mil y el Pan de Vida (Jn. 6), 15. Visita a Fenicia (Mt. 15:21-28), 16. Visita a Cesarea de Filipo y la gran confesión (Mt. 16), 17. La transfiguración (Mt. 17:1-13)

Contexto: Ver la Sinopsis

Meta de enseñanza-aprendizaje: Motivar al creyente a entender que toda la obra de Cristo en Galilea refleja el carácter espiritual de su reino y la necesidad de tener la humildad espiritual para poder militar en esta empresa espiritual. El entrenamiento que nos provee Jesús es enteramente practico-vivencial por lo que debemos estar prestos y atentos a obedecer el llamado de Dios para involucrarnos en el ministerio.

 

CLASE 6.- VIAJES EN DIRECCIÓN A JERUSALÉN Y MINISTERIO EN PEREA

Texto Básico: Lc. 18:31-33

Verdad Central: Jesús explica de una manera concreta en que consiste la vida espiritual autentica y cual concepto debemos tener de Dios y del servicio que debemos rendirle. Explica varias parábolas al mismo tiempo que aumenta la hostilidad de los líderes religiosos. La resurrección de Lázaro en Betania (cerca de Jerusalén) se hizo sentir fuertemente en el Sanedrín. Predica la inminencia de su muerte y resurrección.  

Contexto: Lc. 14, Jn. 11:1-46, Jn. 11:47-53, Mt. 19 y 20, Lc. 18:31 y 19:28, Jn. 12:1.

Meta de enseñanza-aprendizaje: Conducir a una clara comprensión al discípulo de que la inquebrantable obediencia que mostró el Señor Jesús, aún en medio de gran hostilidad y oposición, es de gran motivación para el creyente para desarrollar y completar sus desafíos espirituales y ministeriales. La claridad de Jesús en cuanto al propósito y meta que tenía que cumplir no sufrió ninguna variación en medio de los ataques de sus enemigos espirituales. Esto nos estimula a perseverar en nuestro ministerio espiritual.

 

CLASE 7.- LA ÚLTIMA SEMANA

Texto Básico: Mr. 14:27-28

Verdad Central: El ministerio terrenal de Jesús experimenta su clímax en esta última semana. Se suscitan precipitadamente una serie de eventos que hacen el arreglo perfecto (proféticamente anunciado) para la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, entrega, crucifixión, muerte y sepultura del redentor.

Contexto: 1. Domingo - Entrada triunfal en Jerusalén (Mt. 21:1-11, Mr. 11:1-11), 2. Lunes – La segunda purificación del templo (Mt. 21:12-19, Mr. 11:12-19), 3. Martes – Jesús enseña en el Templo y responde preguntas (Mt. 21:20-25, Lc. 19:45 - 21:36), 4. Miércoles – Jesús descansa y es ungido, confabulación para matarle (Mt. 26:1-5, 14-16; Lc. 22:1-6), 5. Jueves - La última cena, Getsemaní y traición de Judas (Mt. 26:17-19, Mr. 14:12-52), 6. Viernes – juicio, crucifixión y sepultura de Jesús (Mt. 26:20-27, Lc. 22:54 – 23:55), Sábado – Jesús en la tumba (Mt. 27:62-66, Lc. 23:56).

Meta de enseñanza-aprendizaje: Sensibilizar al creyente en cuanto al dolor y sufrimiento que experimentó el Señor Jesús en su última semana de ministerio terrenal para tener la mente centrada en las cosas eternas y no en las temporales. Enfatizar que Cristo tomó el lugar nuestro en la cruz del calvario para darnos la vida eterna.

 

CLASE 8.- RESURRECCIÓN Y ASCENSIÓN

Texto Básico: 1 Cor. 15:1-20

Verdad Central: La resurrección de Jesús es importante porque testifica acerca del infinito poder de Dios. Creer en la resurrección es creer en Dios. La resurrección de Jesús es el vital testimonio para creer en la resurrección del creyente. Jesús vive y está sentado a la diestra de Dios el Padre.

Contexto: Mr. 16:1-20, Lc. 24, 1 Cor. 15.

Meta de enseñanza-aprendizaje: Concienciar a los discípulos de Cristo de que la resurrección de Jesús es garantía de vida eterna. Destacar que la resurrección de Jesús es una victoria triunfante y gloriosa para cada creyente y que esperamos su segunda venida y los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros, los que hayamos quedado y vivamos para su venida (1Tes. 4:13-18)